Transición a la ISO 9001 :2015

¿Ya iniciaste tu proceso de transición a la ISO 9001:2015?

Conoce los pasos a seguir para llevarlo a cabo.

4 pasos para iniciar la transición a la ISO 9001:2015

Todo en la vida cambia, y en esta ocasión la Organización Internacional de Estándares (ISO) no se quedó atrás. Es hora de llevar a cabo la transición a la ISO 9001:2015. 

En esta nueva versión, se incluyen cambios que benefician a las empresas por un involucramiento clave de la alta dirección y un manejo de los riesgos organizacionales. De esta manera, la transición a la ISO 9001, se implementa de una forma sencilla y práctica.

Adicionalmente, uno de los cambios más significativos ha sido la incorporación de la Estructura de alto nivel; alineando el contenido de las diferentes normas publicadas en su más reciente versión. Así que, las empresas pueden certificarse bajo uno o más estándares mundiales siguiendo un mismo “esqueleto” de información documentada o manual. ¿Te imaginas qué tan competitivo puedes ser adoptando más de un estándar internacional? 

El IAF (International Acreditation Forum) ha definido que el período de transición ocurra dentro de 3 años, posterior a la publicación de la norma:
Inicia ya tu transición a la ISO 9001:2015

¿Qué pasos debo seguir para llevar a cabo la transición?

PROCEM Consultores te propone 4 fáciles pasos para que inicies la transición a la ISO 9001:2015

Lo primero es: capacitar a tu personal con los nuevos requisitos de la norma. Debes asegurarte que conozcan los principales cambios, los nuevos requerimientos y las modificaciones a realizar en su proceso. La ISO nos ha facilitado una matriz de correlación entre las diferentes cláusulas de la norma.

 

Posteriormente, debes actualizar la información documentada, en base a los nuevos requerimientos de la ISO 9001:2015. La nueva norma no exige un manual de calidad pero sí una información documentada que esté disponible para todo el Personal involucrado en el SGC. Una vez actualices tu documentación, capacita a tu personal. Recuerda que hay varios cambios y que con este entrenamiento reforzarás los conocimientos de tus colaboradores en la norma.

Una vez actualizada tu información, debes echar a andar el nuevo SGC, siguiendo el ciclo de Dheming (Planear-Hacer-Verificar-Actuar). Es decir efectuar los nuevos requerimientos que haz puesto por escrito, en tu día a día. Un ejemplo puede ser:

1. Planear: Planificar las auditorías internas al nuevo SGC implementado, enfocándonos en los principales cambios de la norma.
2. Hacer: Llevar a cabo lo planeado.
3. Verificar:  Resultados de auditoria interna, respuestas a no conformidades encontradas, seguimiento a planes de acción para corregir no conformidades,
4. Actuar: Revisar mitigación de no conformidades.

Un punto clave en el “hacer” es involucrar a todos los participantes en tu proceso y comunicar constantemente de las actividades que deben hacer. También es necesario retroalimentar su ejecución al líder del proceso.

Finalmente, debes medir tu Sistema de Gestión de Calidad, ¿cómo? con el desarrollo de tus indicadores de gestión que te permitirán conocer si estás alcanzando tus objetivos de calidad. Asimismo con las encuestas de satisfacción al cliente. Todo esto, con el fin de abonar a la mejora continua de tu negocio.

Es importante el rol de la Alta Dirección, que se asegure de contribuir con su rol al desempeño y desarrollo de la eficacia del SGC de tu negocio. 

Esperamos nuestros consejos te sirvan y puedas dentro de poco, disfrutar de los beneficios de esta nueva norma.

 

Si quieres conocer más como podemos ayudarte en la transición escríbenos a info@procemconsultores.com o procemconsultoressv@gmail.com.