Por qué es importante tener una filosofía empresarial

Ya has tomado el paso grande: empezar tu propio negocio… ahora lo que sigue es crear tu filosofía empresarial.
¿Qué es la filosofía empresarial y para qué sirve?

Es la identidad o imagen de una empresa ante las partes interesadas. Es decir, la forma en la que una empresa se presenta ante los demás. Digamos que viene a ser la personalidad de tu negocio o tu carta de presentación ante tus partes interesadas.

Es importante sobretodo cuando se inicia un negocio, para que tus clientes se enamoren no sólo de tus productos y servicios, sino de tu empresa. Es algo parecido a cuando conoces a esa persona especial: el físico llama la atención, pero la personalidad enamora 😍. Al definir una filosofía empresarial, no solo enamorarás a tus clientes, sino que también a tus colaboradores. Los empleados que se identifican con una empresa tienden a estar más motivados y formar parte de la misma por más tiempo.

Además, sirve para posicionar a tu empresa en el mercado y diferenciarte de tus competidores. 

Filosofía empresarial

¿Qué elementos componen una filosofía empresarial?

Cuatro: Misión, visión, valores y políticas. Vamos a explicar y ejemplificar cada una de estas.

Misión

La misión está compuesta de varias partes: en primer lugar, refleja el rol que hace la empresa. Segundo, incluye una breve explicación de los productos o servicios y como se proporcionan a los clientes. Finalmente, lleva ciertos adjetivos o características que diferencian a la empresa.

La misión debe ser lo más transparente y acercado a la realidad para que una organización demuestre congruencia con su operación. Debe estar presente y visible dentro de la organización para que tus empleados al verlo recuerden la importancia de hacer esa misión realidad. 

Una de los errores más frecuentes, es que la misión solo se enseña una vez y luego tiende a ser olvidada. La misión debes “mantenerla viva” con tus colaboradores y clientes por medio de: reuniones, capacitaciones, forma de vestir, trato de los empleados, etc. y sobretodo debe ir en relación con el plan estratégico de la empresa, por lo que debe revisarse y adecuarse a la realidad. 

Veámoslo un ejemplo: Utilizaremos el mismo negocio que creamos para este artículo

Misión de HFT: Satisfacemos las necesidades de nuestros clientes con la elaboración de comida saludable en la puerta de su hogar u oficina, como alternativa para mejorar y conservar su salud, todo con un servicio de calidad, integridad y respeto.

Puedes observar que hemos incluido los elementos citados anteriormente.

Visión

Si la misión indica quiénes somos, la visión indica en quiénes nos queremos convertir. Es la forma en la que la compañía se ve en un período de tiempo. Permite también la mejora continua dentro de la organización, fomentando la excelencia.

Algo que debe quedarte muy claro es que debes ser realista con la visión que escojas. No debes ponerte imposibles que no vas a poder alcanzar. Sobretodo, este punto es esencial cuando queremos enamorar a nuestros clientes, no debemos darle una imagen que no vamos a poder cumplir en determinado tiempo. Como hemos dicho, la visión debe combinar nuestros objetivos estratégicos, como insumo para vernos en un futuro.

Es importante que la visión vaya acompañada con la misión para que tanto tus empleados, como partes interesadas conozcan lo que son y adonde quieren llegar. También, es indispensable que esta sea recordada, sobretodo por la alta dirección, la cual debe de jugar un papel fundamental al motivar al personal para cumplirla.

Veamos como ser vería la visión para “Healthy Food Truck”:

Visión de HFT: Convertirnos en la primera opción en comida saludable para nuestros clientes, alcanzando una mayor cobertura de territorio a nivel nacional, al incrementar nuestra flota de trucks, siempre brindando un servicio de calidad, integridad y respeto.

¿Ves como combinamos la misión y la visión juntas? 

Valores

Los valores son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud.

Son los principios que tu organización reflejará en su comportamiento. Es decir, aquello por lo cuál se regirán cada uno de los colaboradores que forman parte de tu negocio. Los valores deben fomentarse por medio de la capacitación constante a tus empleados. Por ej, si una empresa elige como uno de sus principios: honestidad, ¿cómo los cumplirá el empleado? Debes indicarle por medio de una capacitación o entrenamiento cómo cumplirlo. 

Es importante que los valores vayan en coherencia con el rubro de tu negocio. Por ejemplo, para una empresa financiera, uno de sus valores debe ser la confidencialidad, al asegurarle a sus cliente que no revelará su información a nadie más. Para una empresa de limpieza, puede ser: calidad, servicio al cliente, integridad, etc. También, es importante que no escojas más de 5 valores, así puedes cumplirlos a la hora de prestar los servicios o entregar los productos.

Veamos nuestra empresa, ¿qué valores podríamos escoger?:

Filosofía empresarial

¿Viste cómo formamos un acrónimo? es una buena idea para que tus empleados recuerden sus valores. En este caso escogimos el acrónimo “RICO”, en el que damos a conocer que todos nuestros platillos son “ricos” o deliciosos.

Políticas

Por último, pero no menos importante: las políticas. Son las “reglas del juego” que tiene una organización para cada una de sus partes interesadas. El número de políticas pueden variar, dependiendo el tamaño de la organización, pero generalmente se agrupan en las siguientes:

  • Política general de la compañía: Define la líneas generales de la compañía, deben ser conocidas por todos los colaboradores y partes interesadas. Debe de ir en concordancia a los objetivos estratégicos de la compañía,  su misión y visión.
  • Políticas departamentales: Son los principios que debe seguir cada departamento de la organización. Algunas de las más comunes son: política de calidad, en donde se fijan los objetivos de calidad a alcanzar; la politica de medioambiente, que indica la forma cómo tratar los desechos. Otros ejemplos pueden ser: la política de vestimenta, política de recursos humanos, etc.
  • Políticas específicas: Este último tipo de políticas son principios fijados para actividades y proyectos concretos. 

¿Qué políticas escogeríamos para HTF?

Por ejemplo: podemos diseñar Política general de la compañía, dado que estamos iniciando el negocio. A medida que crezcamos y cumplamos nuestra visión 😉 podremos incorporar nuevas políticas.

TIP antes de finalizar: Revisa tu filosofía empresarial, por lo menos cada 5 años, para que siga en dirección a tu plan estratégico.

Filosofía empresarial

Principios del Sistema de Gestión de Calidad

Hace un par de días publicamos esta imagen en Facebook para que nos ayudaran a descifrar los 7 principios del Sistema de Gestión de Calidad, por medio de emojis:

Conoce los 7 principios de un Sistema de Gestión de Calidad

Sabemos que estaba difícil. Por eso decidimos escribir este artículo, para darte la respuesta y la forma práctica cómo implementar estos principios en tu empresa.

Los 7 principios de un Sistema de Gestión de Calidad son:

  1. Enfoque al Cliente
  2. Liderazgo
  3. Compromiso de las personas
  4. Enfoque a procesos
  5. Mejora
  6. Toma de decisiones tomada en la evidencia
  7. Gestión de las relaciones.

Antes que nada, empecemos definiendo qué es un Sistema de Gestión de Calidad (SGC). Es la forma como una empresa ordena sus procesos a fin de garantizar la satisfacción del cliente. Algunos de sus beneficios son: la comunicación fluida entre procesos, medición de resultados, mejora continua, entre otros. Un Sistema de Gestión de Calidad es certificable bajo la norma ISO 9001:2015. 

Ahora que ya te explicamos el concepto, veamos detalladamente los principios que conforman el SGC:

1. Enfoque en el cliente.

El fin de la existencia de un Sistema de Gestión de Calidad es alcanzar la satisfacción de los clientes. Cuando una organización está enfocada en el cliente, dirige a sus colaboradores para que luchen por alcanzar este objetivo. Cada uno de sus procesos define su cliente (interno o externo) y la forma como satisfacer sus necesidades. Es como un equipo de fútbol, no sólo el que mete goles es más importante, sino que todos los que compiten por el mismo objetivo: ganar un campeonato. ¿Te imaginas un equipo sin defensas, sin porteros ⚽, o sin entrenador? no podría lograrse ningún título.

Es por eso que una empresa enfocada al cliente, sus jugadores tienen diferentes roles pero todos contribuyen con su enfoque al cliente. ¿Cómo entonces empezar a implementar este principio en tu empresa?

a. Escoge un entrenador: Esto quizás ya lo tienes: es el jefe o gerente de cada área que dirige a tu equipo de trabajo. Ahora, alinea a cada uno de tus entrenadores de cada área y definan cuáles son los clientes internos y/o externos de cada área, así todos conocen los productos o servicios a entregar y se esforzarán por entregar la mejor calidad a sus clientes.

b. Comunicación del entrenador con su equipo: Cada uno de estos entrenadores, debe comunicar a su respectivos equipos de trabajo. Además, deben definir indicadores para asegurar que se están cumpliendo los objetivos propuestos. En este punto no solamente fomentarás trabajo en equipo, sino que motivarás al personal a cumplir sus objetivos.

c. Juega para alcanzar el objetivo: Cada equipo (área de trabajo) debe jugar su parte para alcanzar los objetivos definidos y alcanzar la satisfacción en el cliente interno o externo. Si logran los objetivos dales una compensación: una felicitación, un pequeño detalle, publicación en la cartelera, etc. Estas pequeñas cosas harán que tu equipo se mantenga motivado y dispuesto a “ponerse la camiseta” por alcanzar los objetivos.

2. Liderazgo.

Hace poco escribimos un artículo acerca de este tema. El liderazgo en una organización debe ser fundamental para alcanzar los objetivos de una organización. Antes de continuar, quisiéramos que evaluaras estas dos imágenes:

Liderazgo en el Sistema de Gestión de Calidad

En la imagen #1, vemos una organización en la que evidentemente no hay comunicación y los colaboradores que están en el último nivel, terminan ” 💩 ” por los que están arriba. Vemos la clara diferencia en la imagen #2, en la cual todos siguen a un líder hacia la misma dirección, el líder vuela con su equipo, inspirándolos para convertirse en mejores. Este principio del SGC, se enfatiza en el compromiso y la autoridad de esta persona sea tal para alcanzar los objetivos. Te recomendamos que leas el artículo que  escribimos para que aprendas cómo convertirte en un líder

3. Compromiso de las personas.

Una persona se compromete cuando: 

  • Se le reconoce por su trabajo: Y con esto no hablamos solamente de remuneración económica. Más bien, de reconocer que su trabajo ha sido clave para alcanzar los objetivos o metas. Recuerda que la felicitación en público vale más que “un bono” económico. Trata en lo posible de aplicar este consejo con tu equipo; ya que, en la manera que se les reconozca, ellos seguirán aportando su “granito de arena” a la organización.
  • Trabaja en equipo: Esto es indispensable para lograr el compromiso. Al crear un ambiente favorable de trabajo en el que no se compite, sino que todos juegan por un mismo fin, las personas se motivarán y comprometerán a la organización. 
  • Se les capacita: Cuando adquieren nuevos conocimientos, por lo menos una vez al año, sienten que la empresa valora “su rol” en el equipo. Trata de capacitarlos constantemente y que transmitan los conocimientos aprendidos al resto del equipo. Así irás construyendo el trabajo en equipo y su aprendizaje continuo.
  • Existe comunicación con el jefe inmediato: es decir, cuando las cosas se hablan claras. Especialmente, aquellos temas como: aumento de salario, problemas en la operación, etc. Trata por lo menos que cada “entrenador” (o jefe de área) se reuna con su equipo al menos una vez por semana. Entre más se comuniquen, mejor será la relación y el trabajo más armonioso.
4. Enfoque a procesos.

Todo en la vida es un proceso. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos a dormir 😴. Y esa serie de actividades que hacemos de manera ordenada, también nos impulsan a ordenarnos en nuestros negocios. Por esa misma razón, es indispensable contar con un manual de procesos en tu empresa, que consolide cada una de las actividades que se llevan a cabo y sirva como guía para mejorar cada vez más.

La gestión de los procesos contribuye a la eficacia y eficiencia de la organización en el logro de sus resultados previstos. Este enfoque permite controlar las interrelaciones e interdependencias entre los procesos del negocio, a fin de que se pueda mejorar el desempeño global del mismo.

5. Mejora

En nuestro Twitter, hemos fijado este enunciado, porque consideramos que debe convertirse en la esencia de toda organización:

Mejora en el Sistema de Gestión de Calidad

La mejora se consigue a medida se avanza en el proceso. Quiere decir, que cuando implementes estos principios del SGC en tu negocio, las mejoras se irán viendo progresivamente. Si la buscas de inmediato, terminarás frustrado al querer conseguirla, pues no lo lograrás. La mejora continua se construye por medio diferentes vías, como lo son:

  • Resultados de indicadores de gestión: te indica cómo va el desempeño de tus objetivos.
  • Encuestas de satisfacción de los clientes: reflejarán en qué debes mejorar.
  • Resultados de las auditorías internas: el mejor indicio para conocer cómo se encuentra el proceso, de conformidad a los objetivos de la organización.
  • Autoevaluaciones: Es importante que cada jugador se evalúe y revise si su desempeño ha contribuido a la mejora del equipo.

Inicia aplicando algunas de estas herramientas y ¡verás dentro de poco sus beneficios!

6. Toma de decisiones basada en la evidencia

¿Has visto como un detective 🕵 busca las evidencias para corroborar o no un hecho?. “En este caso”, PROCEM te invita a que te conviertas en detective para tomar decisiones. Desde las decisiones triviales, hasta las más importantes, deben ir acompañadas por una evidencia que las sustente. ¿Por qué es tan importante? Cuando basas tus decisiones en el análisis y la evaluación de datos, tienen mayor probabilidad de producir los resultados deseados.

Y sabemos que el Sistema de Gestión de Calidad fomenta la eficiencia y eficacia, pero en este punto debes tomarte tu tiempo para escoger las mejores decisiones. Es importante entender las relaciones de causa y efecto y las consecuencias no previstas. El análisis de los hechos, las evidencias y los datos conducen a una mayor objetividad y confianza en la toma de decisiones.

Algunos ejemplos de evidencias pueden ser: analizar datos históricos, tendencias, objetivos, resultados que espera el cliente para tus decisiones. 

7. Gestión de las relaciones.

La ISO 9000:2015, menciona lo siguiente:

“Para el éxito sostenido, las organizaciones gestionan sus relaciones con las partes interesadas
pertinentes, tales como los proveedores”.

Las partes interesadas pertinentes influyen en el desempeño de una organización. Es más probable lograr el éxito sostenido cuando una organización gestiona las relaciones con sus partes interesadas para optimizar el impacto en su desempeño. Es particularmente importante la gestión de las relaciones con la red de proveedores y socios. Trata de comunicarte constantemente con tus partes interesadas y tener una buena relación a fin de que se beneficien ambas partes. 😍

¿Te imaginas cómo ser verían de forma gráfica 7 principios si los aplicáramos todos a la empresa? Algo así:

Sistema de Gestión de Calidad